Historia de la alimentaci贸n escolar en Guatemala

Historia de la alimentación escolar en Guatemala

Guatemala, el 26 de mayo de 2009.

 

Durante más de 50 años, varias modalidades de alimentación escolar han mejorado las condiciones de niños guatemaltecos mal alimentados para afrontar la actividad escolar. A lo largo de la historia la ubicación institucional de la alimentación escolar ha variado en Guatemala de la Presidencia, Vicepresidencia, Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación (MAGA) al Ministerio de Educación (MINEDUC). La modalidad ha cambiado de desayuno a almuerzo o refacción.

 

1956:
El primer esfuerzo de Alimentación Escolar en Guatemala inicia temporalmente con alimentos proporcionados por UNICEF, y luego por el Gobierno de los Estados Unidos.

 

1959:

CARE, en conjunto con la línea aérea Delta inicia labores con un proyecto de alimentación dirigido a veinte mil estudiantes en la ciudad capital, el cual consiste en raciones de leche en polvo y trigo.

 

De 1986 hasta 1994:
En 1986 se introduce la Galleta Escolar (galleta nutricionalmente mejorada). La galleta está compuesta por un 70% de maíz y un 30% de soya o "Fortiharina", una proporción igual de harina de trigo por propósitos de panificación, y grasa vegetal (20%) para aumentar la densidad energética. El valor biológico de la galleta se estima alrededor de un 80% de calidad proteínica de la caseína, una proteína de la leche.

El programa de alimentación escolar, con cobertura nacional, empieza a distribuir galleta nutritiva fortificada y atol fortificado para refacción al 100% de las escuelas públicas urbanas y rurales del país.

 

1995:
La galleta constituye el principal alimento de la refacción escolar en nuestro país. Se logra distribuir 1.6 millones de galletas diariamente durante un ciclo escolar que oscila entre los 120 y los 140 días. Se estima que durante este período se proporciona a los niños 75- 100% de la IDR de retinol, 40-50% de todos los otros micronutrientes agregados, y contribuye con 7-10% de las necesidades diarias de energía y proteínas de buena calidad.

 

1996:
Se inician los esfuerzos tendientes a poner en marcha un programa de desayuno escolar compuesto por alimentos de proteína de soya, pastas y verduras. El programa se extiende a manera de cubrir todo Chimaltenango en 1996, 12 departamentos adicionales en 1997 y la totalidad del área rural en 1999 y 2000. El área urbana se sigue atendiendo con el programa de distribución de galleta nutritiva o Incaparina (mezcla de harina fortificada para hacer atol).

 

1997-1998:
El programa es modificado en 1997, ya que se fue procurando variar la refacción escolar con galletas de diferentes sabores, hojitas infladas de cereal, "dulcitas" y atol. La cobertura, gracias al apoyo de FONAPAZ, es ampliada a varios municipios de la región chortí, además de que cuenta con el apoyo de varias donaciones de organismos internacionales como el Programa Mundial de Alimentos y la iniciativa privada.

 

1999:
Continua el programa de desayunos pero se inician acciones para poner en marcha una iniciativa de almuerzos escolares, con la implementación de un proyecto piloto en 10 escuelas de 7 municipios:
el almuerzo está basado en 10 menús diferentes que incluyen recetas de pollo, carne molida, frijoles con salchichas, sopa de pollo con fideos, entre otras.

 

2000:
En el año 2000 se elabora el atol para compensar el recorte a la refacción, que sólo consiste en galleta, luego de que el Gobierno ensaya el programa de desayunos escolares.

 

2001:
Se licita la fabricación de almuerzos escolares a partir de la finalización del proyecto piloto, en vista que se considera más higiénica y eficiente la entrega de almuerzos envasados a las escuelas para su preparación por los padres de familia. Se le adjudica a las empresas seleccionadas la elaboración de las recetas, pero el proyecto no arranca.

A partir de un análisis sobre la falta de factibilidad financiera del proyecto piloto de almuerzos escolares y ante la evidencia incuestionable de que el programa actual de desayunos (con Protemás) que se entregaba en las escuelas rurales no responde a los hábitos y preferencias alimentarias de los guatemaltecos, se toma la decisión de universalizar el programa de desayuno escolar con la entrega de 1 galleta fortificada (28 gramos) y un vaso de Incaparina (20 gramos) que aporta 15% de los requerimientos dietéticos diarios (RDD) y 100% de los requerimientos de micronutrientes (vitamina A, hierro, tiamina, riboflavina, ácido fólico y vitamina B) de los niños escolares.


2002-2003:
Se echa a andar el programa nacional de entrega de galleta e Incaparina, el cual,
ante las críticas y rechazo de la población beneficiaria, modifica la presentación de la galleta cuidando de que se mantuviera el mismo aporte nutricional. Los planes de trabajo del Ministerio de Educación para el 2003 contemplan la distribución de galleta e Incaparina hasta el mes de abril. Desde septiembre del 2002 el Consejo Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional (CONSAN), intenta rescatar el programa de almuerzos en 35 municipios del país y planifica la entrega de alimentos de proteína animal y recursos alimenticios locales.

 

2004-2007:
Empieza el Programa “Vaso de Leche”. En 2006, se incluyen 22 municipios de siete departamentos al programa. El mismo año el Ministerio de Educación entrega 155 mil raciones alimenticias diarias, donadas por el Programa Mundial de Alimentos (PMA), a los niños de las escuelas que carecen de junta escolar. La ración consiste en 15 gramos de leche en polvo y 30 gramos de maíz con soya. El año 2007 el programa beneficia a 440 mil estudiantes de tres mil 200 escuelas. La leche fortificada y de sabores llega a 92 municipios en 15 departamentos. El Programa fue bien aceptado.

En el período 2006-2008, un total de 170,580 niños y niñas escolares fueron beneficiados con 528 toneladas métricas de leche enriquecida y CSB (harina de maíz y soya). Además, el PMA apoya a la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional (SESAN) y el Ministerio de Educación (MINEDUC) con asistencia técnica para fortalecer el Proyecto Nacional de Alimentación Escolar.

 

2008:
Termina el Programa “Vaso de leche”. Se trasladan los fondos necesarios a las Juntas Escolares para brindar a los estudiantes, durante el ciclo escolar, de una comida nutritiva e higiénica y de acuerdo a sus hábitos.

El programa Mundial de Alimentos (PMA) y SHARE Guatemala suscriben acuerdo de apoyo al Programa de Alimentación Escolar del MINEDUC. Casi 75 mil niños y niñas de escuelas de educación primaria que viven en comunidades con inseguridad alimentaria, de municipios priorizados por sus altos índices de desnutrición crónica, pobreza y vulnerabilidad, serán beneficiados con un Acuerdo suscrito entre el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y la Asociación SHARE de Guatemala en apoyo al Programa de Alimentación Escolar (PAE) del Ministerio de Educación (MINEDUC).

En el Acuerdo, que garantiza que los escolares recibirán una bebida nutritiva hasta finalizar el ciclo escolar 2008, señala que el objetivo fundamental es apoyar el desarrollo del capital humano en 553 comunidades de 15 municipios de tres departamentos: Huehuetenango, Baja Verapaz y Chimaltenango.

 

2009:
El Ministerio de Educación en conjunto con la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional (SESAN) desarrolla menús de refacción escolar dirigidos a las Juntas Escolares con la revisión técnica de Programa Mundial de Alimentos (PMA), con la finalidad de apoyar el desarrollo de prácticas alimentarias de los niños y niñas en edad escolar y preescolar. La refacción escolar pretende cubrir 15% del requerimiento de proteína diario (RDD), 25% del requerimiento de energía y 30% del requerimiento de micronutrientes de los niños escolares y preescolares. El Ministerio de Educación cuenta con una partida presupuestaria de Q683 millones, con el objetivo de dar alimentación a más de dos millones 473 mil 550 niños.


Los Estados Unidos dona US$25 millones, que beneficia a unos 70 mil niños y sus familias, en el área rural de Guatemala. Share de Guatemala ejecuta el proyecto. El Proyecto durará tres años, y los fondos son donados por el Departamento de Agricultura de EE. UU. Cada año llegarán al país unas dos mil toneladas de alimentos. El programa se aplicará en unas 500 escuelas de Huehuetenango, Chimaltenango y Baja Verapaz, en lugares donde se registra más desnutrición.